LOS ROLLING STONES Y SU PRINCIPE

LOS ROLLING STONES Y SU PRINCIPEHoy es el aniversario de la muerte del jefe de las finanzas de los Stones. Es decir, el Principe Rupert Ludwig Ferdinad zu Löwenstein , también conocido como “Rupie The Groupie” , gracias a ser el director de finanzas de los Rolling Stones , era español. Bueno, nació en Palma de Mallorca y creemos que murió de viejo.Plácidamente, aunque se diga que “víctima de una larga enfermedad” como es el parkinson.
A finales de los años sesenta, durante el ascenso de la popularidad de los Rolling Stones , Mick Jagger siempre frecuentaba aquellas fiestas enrarecidas de “pavos reales” de los círculos sociales , que eran bastante distantes del mundo del rock. Fiestas de ricos, vagos y aristócratas del buen vivir, como quisquillosamente los llamaba Keith Richards. Pero una noche , en una de esas fiestas celebrada en Kessington, en 1969 , Mick Jagger conoció al príncipe Rupert . Le cayó muy bien. Pocos sabían eran que los Stones ganaban en popularidad, pero estaban técnicamente en la bancarrota por culpa de Allen Klein , el manager que les había robado los derechos de las canciones, la propiedad de las grabaciones y hasta la camisa, pero en esos días Klein había echado los tentáculos a los mismísimos Beatles. Jagger se lo había recomendado a John Lennon. Increíble.
El Principe de origen austriaco ,naturalmente, no tenía ni puñetera idea de quienes eran los Rolling Stones. Pero Mick si sabía que era el director gerente de “London Merchant Bankers Leopold Joseph” . Increíblemente, Loewenstein quedó impresionado de la complejidad y estructura del grave problema financiero de los Stones.

LOS ROLLING STONES Y SU PRINCIPE

El príncipe le hacía mucha gracia que aquel ángel del sexo,las drogas y el rock se pudiera expresar con tal sentido común sobre asuntos financieros Pero no había que olvidar que Mick había estudiado meses en el London School of Economics. No obstante, El príncipe quedó consternado al comprobar que estaban absolutamente arruinados, al ver los números de las finanzas de los Stones . Ni siquiera los activos cubrían los gastos del grupo. Y el contrato con Klein los tenía absolutamente ahogados hasta el verano de 1970.
Todos los Stones se quedaron perplejos y, a su vez, esperanzados de los dos consejos que dictó el Príncipe para salir del atolladero. Primero: demandar a Klein, luego irse del Reino Unido. Eso hicieron . Se exiliaron el Costa azul francesa, donde el Príncipe era el rey de la zorrería, gracias a su amistad con otro banquero francés llamado Michard-Pelessier. No les fue mal a los Stones. Llegaron a un acuerdo con Klein y, hicieron una disco maravilloso en Francia, “Exile on main Street”. Y, por supuesto, poco a poco, al evadir los impuestos ingleses, volvieron a la recuperación económica. Por eso, fue el manager financiero de los Stones durante treinta y siete años, justo hasta hasta hace seis años , en el año 2008, cuando los Stones se reinventaron una vez más económicamente por una gloriosa suma de dinero para la empresa AEG. Ahora están en manos de una fiera abogada que domina cualquier movimiento de los Stones.

LOS ROLLING STONES Y SU PRINCIPE
Echar al Príncipe no fue tan amistoso como se dijo. En febrero del año pasado, el príncipe se vengó con una memorias a las que llamó “A Prince among Stones” (“Un príncipe entre “piedras” “) . En que las “piedras” no salen bien paradas, retratados como unos advenedizos sin “pedigree” alguno, dominados por la droga y el sexo . Particularmente se vengaba de Mick Jagger, que se quejó públicamente del maldito libro “No creo que sea limpio que tu ex-banquero divulgue tus cuentas y que exponga al público tu vida privada”. Pero Jagger no puede quejarse, en el libro , Loewenstein no cuenta ni la décima parte de las sucias historias de los Stones.
Quizá haya sido misericordioso , porque fue el “padrino” de James, el hijo de Mick con Jerry Hall y siempre ha sido uno de sus mejores amigos. El mismo que le introdujo en la alta sociedad británica, a aquellas orgiásticas fiestas en Richmond , donde Jagger se hizo un “habitual” de la Princesa Margarita, hasta el punto de que la princesa invitara a Mick que se comprara una casa en la lujosa isla Mustique, en las Barbados, donde Mick tiene ahora dos .

LOS ROLLING STONES Y SU PRINCIPE
En fín, el Príncipe Loweinstein hizo multimillonarios a aquellos palurdos sin “pedigree” y él se forjó un paraíso propio de “bon vivant” . Como dice en sus memorias, jamás entendió a los Stones ni tampoco le gustó su música. No podía entender como aquellos andrajosos tipos preferían la cocaína a un maravilloso vino francés o un escocés de malta antes que el whisky Jack Daniels . Jamás perdió su estilo hedonista para su estilo de vida.
Esa gran vida de “vividor” se confunde con su agudo catolicismo,tradicional y romano. Al morir, todavía presidía una extraña sociedad para que la misa se diga en latín. Cuando se despegó de los Stones , fue nombrado el 78 Principe y Gran Maestro de la Orden de Malta . Y,por supuesto, demandó que durante su propio funeral generaran el típico “elogio fúnebre” de la Orden. Será el 30 de mayo , en Londres. Y seguro que no acudirá su ex amigo Mick Jagger. La noche antes, los Rolling Stones estarán actuando en Parque Bela Vista de Lisboa. Una vez más se cumplen las palabras de Marianne Faithfull :” Se muere todo el mundo alrededor de Mick, pero a él nunca le pasa nada”.

Principe Rupert Loeweinstein, manager financiero de los Rolling Stones durante treinta y siete años, murió en Londres , a los 80 años de edad. Le sobreviven su esposa Josephine ,dos hijos y una hija.

https://youtu.be/KQrbixcagTE

Obten todas las actualizaciones en tiempo real directamente en tu móvil.

También podría gustarte
5 Comentarios
  1. Anónimo dice

    5

  2. Anónimo dice

    4.5

  3. Anónimo dice

    3.5

  4. Anónimo dice

    0.5

  5. Anónimo dice

    4

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.