Noriko-SakaiJapón está conmocionada con el caso de la estrella  del pop japonesa Noriko Sakai, que ha vendido más de 100 millones de discos y que también Hong Kong y Taiwan es una gran estrella.

Todo comenzó cuando se vió involucrada en el escandalo de la detención de su marido Yiuchi Takaso, también metido en el mundo de la música.

Noriko, que tenía la imagen angelical, celestial, cayó estrepitosamente en las conciencias japonesas, como una drogadicta más. Su imagen, se cayó como una mentira más. Hasta le quitaron todos los anuncios millonarios que tenía con Toyota.

La  escandalizada sociedad japonesa  se echó aún más las manos a la cabeza, porque la pareja eran padres de una criatura de diez años.

Todo eso fue en agosto, ahora, tra un juicio inflexible y una condena de año y medio de carcel por posesión de drogas, la comisaría la ha perdonado, pero advirtiendola que otro pecado más lo pagaría muy caro.

Tal como nos lo cuentan los japoneses, Noriko no utilizó heroina, ni cocaina, sino inhalador de popper, un estimulante. Pero cualquier tipo de droga, en japón está muy penado, que se lo digan a Paul mc Cartney los días que pasó en la carcel por un poco de “maría”. En Singapur, por ejemplo, llevar heroina es objeto de pena muerte. Bueno, es una manera de luchar contra el gran imperio del dinero que mueve la droga.
Abajo, el último video que se le conoce, Adiós al pasado. Curiosa canción, dado el caso.
[ad#adsense-468×60]