LOS OSCARS SE HUNDEN EN AUDIENCIA Y PRESTIGIONetflix, HBO y las series televisivas ayudan a matar a Hollywood, junta con la mediocridad de los dirigentes de la Academia, tan politizados.La ceremonia de los Oscars se convierte en  algo irrelevante. Encima le dan el premio a una película que está copiada y que está demandada.

La audiencia en Estados Unidos de la 90 edición de los Óscar cayó un 19% respecto al año pasado, hasta situarse en 26.5 millones de telespectadores, el peor dato en la historia para la transmisión televisiva de estos galardones.

Según el medio especializado The Hollywood Reporter, se trata de la primera vez que la gala televisada de los Óscar, que duró cerca de cuatro horas, congrega a menos de 30 millones de personas en Estados Unidos.

Hasta ahora, el récord de la gala menos vista lo tenía la edición de 2008, que contó con Jon Stewart como maestro de ceremonias y que reunió a 31.8 millones de espectadores.

La ceremonia del domingo la condujo el comediante Jimmy Kimmel, que repitió en los Óscar después de la desgraciada gala de 2017, cuando, por un error de la auditora PricewaterhouseCoopers (PwC), se proclamó como vencedora del Óscar a la mejor película a “La La Land” pese a que, en realidad, la ganadora era “Moonlight”.

Un desastre auténtico .