See the source image

IDLES, Sleaford Mods, y ahora Fat White Family, se cabrean. No por asuntos sociales, Brexit u otros motivos importantes, sino por cuestiones personales o de estilo. Como si fueran folklóricas celosas.

Todo empezó cuando el líder de Sleaford Mods, Jason Williamson, acusó a IDLES de “apropiarse de la voz de la clase trabajadora”. Ahora Fat White Family se suman a la trifulca en defensa de Sleaford Mods.

En una publicación de Facebook promocionando su próxima gira por el Reino Unido y Europa, Fat White Family han declarado que están «100% con Jason Williamson con esa banda Idles».

Parte del mensaje dice:

“Lo último que necesita nuestra cultura cada vez más puritana en este momento es un montón de tonterías de clase media autocontenidas que nos dicen que seamos amables con los inmigrantes. Podrías llamarlo arte, yo lo llamo pedantería sentenciosa».

See the source image

Pero además aprovechan para lanzar una puya a Sleafod Mods, tachándolos de roñosos:

«Dicho esto, ¿por cuánto tiempo van a seguir los Sleaford Mods hablando sobre salarios de mierda y kebabs?» ¡Solo son dos y NO TIENEN BACKLINE! $$$$$$$$$$$$$ ££!!!!».

Más adelante en el post, Fat White Family insta a los fans a «hacer lo correcto» y «llenar nuestros bolsillos» comprando entradas para su gira de primavera.

See the source image

En una sesión de preguntas y respuestas con The Guardian, Williamson dijo que la opinión de IDLES sobre la política es un «cliché, condescendiente, insultante y mediocre», y aseguró que «no le gustan en absoluto».

Sleaford Mods e IDLES han intercambiado golpes en Twitter, a pesar de que el propio Williamson admite que sí le gustó el debut del quinteto de Bristol, «Brutalism».

En una entrevista concedida a NME el mes pasado, el líder de IDLES, Joe Talbot, dijo que la banda quería «mandar un mensaje a los aburridos», y que la música punk está en muy mal estado en 2019. Y tanto.

Ni Slaves, ni los irlandeses Fontaines D.C., quienes, por cierto, son nº1 ahora mismo de la lista de singles británica con «Too Real» se han sumado a la polémica.