Los músicos extranjeros podrían tener que ganar más de 30.000 libras al año para poder ingresar al Reino Unido si un documento post Brexit llega a ser aprobado.

El documento describe los planes del Reino Unido para la política de inmigración tras su abandono de la UE, el Comité Consultivo de Migración del Gobierno señala que tanto músicos como otros trabajadores, deberán ganar ese mínimo de 30.000 libras para poder solicitar una visa de cinco años.

El gobierno dice que la nueva política, que no entrará en vigencia hasta el 31 de diciembre de 2020, ayudará a priorizar a los trabajadores con mayores habilidades y un nuevo sistema de inmigración basado en “la experiencia y el talento sobre la nacionalidad”.

Las personas de países considerados de “bajo riesgo” podrán visitar Gran Gretaña y trabajar durante un año sin una oferta de trabajo.

Resultado de imagen de brexit music

En lo que respecta a las giras, el documento sugiere que las bandas visitantes tendrán la misma libertad que tienen ahora.

“Los visitantes que vienen al Reino Unido por motivos comerciales a corto plazo podrán, como ahora, realizar una amplia gama de actividades, incluidos los compromisos pagados permitidos”.

UK Music se ha referido en un comunicado al documento , diciendo que el requisito de salario mínimo representa una “gran amenaza” para la industria musical.

“Exigir a los músicos, compositores y productores de la UE que ganen salarios de al menos 30.000 libras para trabajar en el Reino Unido representa una gran amenaza para la industria musical, donde los creadores de música ganan en promedio 20,504 libras, muy por debajo del promedio para otros trabajos”.

Además han añadido que el Reino Unido “puede sufrir represalias por parte de los estados miembros de la UE”, incluidos los “costos adicionales y la burocracia para los artistas que necesitan cruzar las fronteras por su trabajo”.

Resultado de imagen de brexit music

Deborah Annetts, Directora Ejecutiva de la Incorporated Society of Musicians (ISM), también dijo que esa política va a ser negativa para la música británica.

“El fin de la libertad de movimiento tendrá un impacto devastador en los músicos británicos. La introducción de reglas de inmigración más estrictas después del Brexit causará una disminución de la diversidad y la creatividad en la industria musical británica. También podría potencialmente conducir a la introducción de normas de inmigración recíproca por parte de los países de la UE”.