En el cumpleaños de David Gilmour, se hace necesario escuchar una cadena de grandes solos del que fuera guitarrista de Pink Floyd.