LOS MEDICOS NO DEJAN SALIR A KEITH RICHARDS DE NUEVA ZELANDA

Keith Richards besaba a todo el mundo cuando por fín le dejaban salir del hospital Ascot de Auckland, en la capital de Nueva Zelanda. Según el director del establecimiento sanitario,que curiosamente se llama Richard de nombre, reconocía que Richards se empeñaba en salir del hospital por su propio pié, como demuestra la fotografía ,en el otoño austral de la capital de los “kiwis”.

Fuentes de Ascot han revelado que es cierto lo que divulgaron los “tabloides” británicos. Keith Richards sufrió dos operaciones en su cerebro. La primera ,  el 28 de abril, poco después que ingresara en la clínica. La segunda fue el 7 de mayo y parece que ha resultado decisiva para quitarle el coágulo de sangre en su “preciada” calavera,que ama tanto como símbolo de su propia imagen.

[ad#adsense-250×250]También es cierto como dijeron los periódicos sensacionalistas ingleses que hasta seis personas estuvieron constantemente turnandose en el borde de su cama. Es decir, sus cuatro hijos.Marlon y Angela, de su relación con Anita Pallenberg, y Teodora y Alejandra de su esposa actual,la ex-actriz Patti Hensen, que es la que más ha sufrido y ha estado continuamente con él, amén de la esposa de Marlon, Lucie.

Richards se sentía preso en el hospital y quería salir de allí a cualquier precio. Los médicos han claudicado ,pero cada tres días se tiene que hacer un chequeo y los médicos se abstienen de dar una fecha para su alta definitiva. Richards cumple  prohibición estricta de volar y salir de la tierra de los maoríes.

Ni un sólo periodista se siente satisfecho del trabajo de Fran Curtis, su vieja secretaria de su oficina de Nueva York, que encima ni se ha desplazado a Nueva Zelanda. Sus comunicados son cortos, excuetos y poco reveladores.

El caos absoluto es para Michael Cohl,el promotor canadiense que es el jefe de la gira de los Rolling Stones, que debía comenzar el 27 de mayo en Barcelona. Mick Jagger,que se encuentra en la isla Mustique del Caribe, donde tiene su mansión, ha aporobado que la gira comience ahora el 30 de junio en el Stade de France en París.

Mick Jagger se enecuentra muy nervioso y preocupado por la cantidad de millones que flotan en el aire. Los Stones ha cobrado más de cien millones de euros por adelantado de esta gira europea.

Y el problema sigue ahí: ¿quien se atreve a poner fechas cuando los médicos no dejan salir a Keith Richards del fín del mundo.Es decir, nueva Zelanda?.