Beyonce y su marido Jay Z se envuelven en un paranoico esfuerzo para con vertirse en los reyes del mundo, cuando no pasan de dos personajes, a veces, muy ridículos,