Como no resultó la operación de cientos de millones de dólares con Universal Records, a la que querían venderle “outakes” de Paisley park, los herederos se han lanzado desesperadamente a buscar dinero debajo de las piedras.

Le han faltado horas para lanzar camisetas, sudaderas, lo que haga falta de Prince e incluso pedir permiso para que se pueda beber alcohol en Paisley Park.

La colección de ropa le han llamado “Hit N Run” , como su fallido álbum.

Para que vean que todo es precipitado y que busca sólo el dinero fácil, la hermana de dijo que el color favorito de era el naranja, a pesar de que todo el mundo daba hecho que fuera el púrpura. Pues no hay nada “naranja” en el “merchandise”. Además de avaros, son torpes.