El espantoso James Corden parece que les da las condolencias a Lorde y Jack Antonoff , los grandes protagonistas de la música actual, absolutamente marginados por la estupidez de los académicos  de los Grammy, muchos racistas, con asombrosa mayoría negra. Es la muerte de la música blanca en los Grammys.