Desde luego el uno y el otro, Liam y Noel y viceversa, son especialistas en generar noticias. Siempre tienen alguna declaración que hacer. Saben que es importante que se hable de ellos, unas veces dicen cosas de interés, para bien, y si no se inventan cualquier majadería o declaración altisonante.

Una de las últimas sandeces de ha consistido hace unos meses en afirmar haber deseado conocer al difunto Kurt Cobain, tras insultar a Nirvana y el grunge durante años. Son unos bocazas.

Los dos hermanos han protagonizado en los últimos años la mayor historia amor-odio fraternal desde que Ray Davies y su hermano Dave decidieran mandar al hoyo a sus influyentes, trascendentales, Kinks.

Al parecer lo de los Davies es casi innato, se llevaban a matar desde la cuna. Frente al hooliganismo cenutrio de Dave, un Ray elegante, retorcido (kink) y ladino. Lo de los Gallagher es más marrullero, tanganero y/o verdulero. Visceral. Muchas veces de vergüenza ajena.

Resumiendo, se puede decir que los Davies (Ray al menos) poseían más técnica, una estrategia en ocasiones incluso de un gran refinamiento. Los Gallagher juegan al patadón.

Noel y Liam se han dicho de todo, se han llamado de todo, aparte de los kilos de insultos y desprecios dedicados a todo bicho viviente en el negocio de la música. Han separado , se han demandado…

Ahora Noel ha declarado que quiere mucho a su hermanito. La cosa es generar noticias, estar ahí aunque no tengas nada medianamente interesante que contar. Saben que es mejor que se hable mal de ellos que no se hable nada.

El ex Oasis y líder de High Flying Birds ahora asegura que la mala sangre entre ellos ha pasado a la historia y que todavía quiere a Liam.

“No he hablado con él. Por supuesto aun le quiero, pero no de la manera que quiero a mi esposa Sara y a los niños. Cuando veo una foto de él en una revista, no pienso:  ”¡¡¡AAAGH!!! “. Muy gráfico Noel y, en esta ocasión, divertido.

Noel explica que nunca le he deseado nada malo, pero que su hermano debería pedir disculpas por muchas de las cosas que han salido por su boca.

Veremos que duran High Flying Birds y Beady Eye. A la que la cosa decaiga un poco, estos dos prendas resucitan a Oasis. Y si no al tiempo.