mADONNA AND lOURDESEn la foto, vemos a casi ofreciendo el micrófono a su hija Lourdes -irreconocible, ambas con gafas- durante la actuación de la “diva” en Tel Aviv y su política visita a Israel, con sus deseos en papel, en el Muro de las Lamentaciones en Jerusalem.

Unas plegarias que tiene mucho que ver con su bajadas de tensión y su salud a los 51 años, que le costaron un doble disgusto, tres días antes, el sábado, en Sofia, en la capital de Bulgaria, en que nada menos que en dos ocasiones se colapsó y se vino abajo, dado el calor, la presión y el agotamiento de la larga gira.

[ad#adsense-250×250]El primer colapso sobrevino cuando interpretaba  “Holiday” hacia el final del concierto. Pero, luego, hubo otro no tan a la vista del público, precisamente tras “hacer” “Spanish lesson”. Se tuvo que sentar detrás del escenario y esperar descansando más tiempo de los previsto.

Hemos hablado muchas veces del ardor guerrero y trabajador de Madonna, una viciosa del trabajo, que  a veces olvida que tiene 51 años y por mucho ejercicio físico y, aunque no se preocupe de cantar en directo, el espectáculo le exige mucho, quizá demasiado. Pero quiere responder a los cien millones que Live Nation pagó por ella.

En cuanto a la aparición de Lourdes en el escenario, a nadie le sorprende, aunque en su entorno aseguran que Lourdes es mejor modelo que cantante y sus fotos vestida como su madre en el video de “Like a virgin” han impresionado a todos.

Abajo, el episodio de Madonna en Sofia.