LOS CONCIERTOS EN EL MADISON DE LOS ROLLING STONES EN 1969

En los últimos días de 1969, los Rolling Stones, ya sin Brian Jones, estaban camino de convertirse en la «Mejor Banda de Rock and Roll del Mundo». Aunque ya era un grupo sobradamente conocido, aún se elevaría a alturas mayores en los años setenta propulsados por un gran par de álbumes: «Sticky Fingers» y «Exile on Main St».

El comienzo de esa ascensión a su «dominación mundial», tuvo lugar en tres conciertos en el Madison Square Garden de Nueva York el 27 y 28 de noviembre de 1969, parte de los cuales quedaron inmortalizados en el álbum en directo «Get Yer Ya-Ya’s Out!» y en el documental Gimme Shelter.

El escritor Christopher McKittrick ha hecho una crónica de aquellos nuevos Stones en la Gran Manzana en el libro «Can’t Give It Away on Seventh Avenue: and New York City», en el que habla de aquellos legendarios conciertos del Madison.

En el siguiente extracto del libro, publicado por Ultimate Classic Rock, McKittrick examina las circunstancias circundantes, intrincados detalles y el significado histórico de esas actuaciones.

LOS CONCIERTOS EN EL MADISON DE LOS ROLLING STONES EN 1969

 

«El 17 de septiembre, ABKCO, el sello de Allen Klein, anunció que los Stones realizarían una gira por Estados Unidos en noviembre y diciembre por primera vez desde 1966. Su popularidad no había disminuido en absoluto durante sus tres años de ausencia. De hecho, había crecido. Desde entonces, los Stones han tenido dos éxitos No. 1 («Ruby Tuesday» y «Honky Tonk Women»), así como un éxito No. 3 («Jumpin’ Jack Flash») y otros dos éxitos Top 40 («Dandelion» y «She’s a Rainbow»).

Aunque los Stones habían tocado una mezcla de teatros y salas de espectáculos en la gira de 1966, esta vez se enfrentaron a salas más grandes, con algunos lugares que ofrecían espectáculos tanto matinales como vespertinos.

Años más tarde, Richards recordó: «Ya en 1969, para satisfacer a todos nuestros fans en una ciudad, teníamos que hacer seis u ocho espectáculos. No teníamos suficientes noches. Así que o decepcionábamos a la gente o nos mudábamos a lugares más grandes».

 

Resultado de imagen de rolling stones madison 1969

 

La gira incluiría tres conciertos en dos días en Manhattan, y esos serían los más grandes de la banda en la ciudad de Nueva York. Shows que mostraban el aumento de popularidad que la banda había experimentado en los últimos tres años. Después de atraer a una multitud de nueve mil personas al Estadio Forest Hills en 1966, los Stones planeaban tocar en tres espectáculos – uno en Acción de Gracias, el 27 de noviembre, y dos el 28 de noviembre – en el Madison Square Garden, una arena que había abierto sus puertas apenas cuatro días después de la primera aparición de los Stones en The Ed Sullivan Show.

La historia del Madison Square Garden, que durante décadas se ha calificado como «la arena más famosa del mundo», cuenta la historia del entretenimiento popular en Nueva York durante el último siglo y medio. La arena donde los Stones tocaron tres veces en 1969 – y en la que han tocado más de una docena de veces desde entonces – es en realidad la cuarta versión del Garden. Tres arenas anteriores que llevaban el nombre -las dos primeras situadas junto al Madison Square Park, de ahí el nombre- habían estado funcionando en Manhattan desde 1879. Cuando se inauguró el cuarto Garden en febrero de 1968, el estadio era un destino de entretenimiento conocido como el principal complejo deportivo del país. El Garden anterior, que estaba ubicado a una cuadra al oeste de Times Square en la Octava Avenida entre las calles 49 y 50 hasta que el nuevo estadio ocupara su lugar, era el centro deportivo cubierto de Manhattan y era el hogar de los New York Rangers, los New York Knicks, el baloncesto universitario y docenas de partidos de boxeo de alto perfil.

 

Resultado de imagen de madison square garden 1969

 

Controvertidamente, el sitio seleccionado para el nuevo Garden estaba entre las avenidas Séptima y Octava de las calles 31 a 33, y requirió la demolición de la Estación de Pennsylvania, que fue trasladada bajo tierra y debajo del Jardín. La demolición de la histórica estación de ferrocarril desestimó un movimiento para salvar a la Grand Central Terminal de Nueva York de un destino similar e inició un movimiento de preservación de edificios históricos, incluyendo varios lugares históricos en los que los miembros de Stones tocarían más tarde con sus bandas en solitario. Los Stones aprovecharán la naturaleza histórica del Grand Central décadas más tarde cuando anuncien su gira mundial de 1989.

Es difícil encontrar un atleta o un intérprete que no admire el Madison Square Garden. Incontables momentos históricos, incluyendo varios que involucran a los Rolling Stones, han ocurrido en el estadio. El Garden es famoso por su sonido y atmósfera superior. Como escribió el periodista de rock Al Aronowitz sobre la arena en su reseña de 1972 de un espectáculo de Stones:

«La estructura está construida como una especie de trampolín que cuelga de cables que se extienden a través del techo y cuanto más caliente es el espectáculo de rock, más rebota».

Muchos músicos consideran que ser cabezas de cartel allí es la verdadera medida de «haberlo conseguido». El nuevo Garden se convirtió rápidamente en una parada popular para los mejores grupos de rock, y desde su apertura ya había acogido varios conciertos, incluyendo a Cream el 2 de noviembre de 1968 (el primer concierto de rock allí), The Doors el 24 de enero de 1969, y Jimi Hendrix el 18 de mayo de 1969. Los Stones serían la primera banda de rock en hacer múltiples conciertos en el enorme local.

 

Resultado de imagen de madison square garden 1969

 

Aunque el Garden podía albergar a más de 20.000 personas en conciertos, los Stones cerraron el aforo entre 16.000 y 17.000 personas. Mientras planeaba la gira, Richards explicó a Rolling Stone:

«En todos los conciertos futuros, queremos que el público sea lo más reducido posible. Preferimos tocar en cuatro espectáculos de 5.000 personas cada uno, que en un gigantesco número de 50.000. Creo que tocaremos en el Madison Square Garden de Nueva York, pero será un público reducido, porque no vamos a permitir que vendan todos los asientos».

También fue la primera gira en la que los Stones tocaron un extenso set. En las giras anteriores, los sets no habían durado más de media hora y diez canciones o menos, lo que era una duración estándar para la mayoría de los grupos de rock que estaban de gira en ese momento. A finales de los años 60 eso había cambiado, y grupos como Cream tocaban de una hora a 90 minutos. Los Stones siguieron su ejemplo tocando un set de catorce canciones en Hyde Park, y generalmente tocaban de 13 a 15 canciones por concierto durante la gira por Estados Unidos.

 

Resultado de imagen de madison square garden 1969 rolling stones 1969

 

A pesar de la reputación de la banda, una vez que la gira comenzó con un show de calentamiento en Fort Collins, Col. el 7 de noviembre, los Stones tuvieron relativamente pocos problemas en las fechas de Nueva York a finales de noviembre. Hubo algunas quejas sobre los precios de las entradas – en su mayoría entre 4.50 y 8 dólares – aunque en el caso de Nueva York, fue más barato que los 5 a 12.50 dólares que se cobraron por el concierto de Forest Hills en 1966.

Pero Bill Graham, que promovió los espectáculos de California, no estaba contento con los ingresos brutos de los conciertos. Sin embargo, Graham trabajó con los Stones en futuras giras porque creía en ellos.

En una entrevista posterior a la gira con Rolling Stone, Graham comparó a los Rolling Stones con los Mets de Nueva York de 1969, un equipo que había sido un perdedor perenne desde su primera temporada en 1962, pero que ganó la Serie Mundial en 1969. Graham dijo: «Lo que espero que hagan los Stones es excitar a todo el país, hacer lo que los Mets hicieron por Nueva York, despertarlos. Y creo que los Stones pueden hacerlo. es el mejor artista del mundo».

 

Resultado de imagen de madison square garden 1969

 

Los Stones también grabaron «Gimme Shelter», «Love in Vain» y «Honky Tonk Women» para The Ed Sullivan Show el 18 de noviembre, y Jagger una breve entrevista. Todo esto salió al aire el 23 de noviembre. Sin embargo, a diferencia de sus anteriores apariciones, los Stones fueron grabados en Los Ángeles en los estudios de CBS Television City. Sullivan dijo a Associated Press que viajó por todo el país porque «estos chicos son muy atractivos, especialmente para la gente joven. Están de gira, así que decidí venir aquí y grabarlos. Cuestan mucho dinero, pero valen la pena».

El Show de Ed Sullivan había sufrido un descenso de audiencia en los últimos años, y los Stones eran una buena apuesta. Sin embargo, esta fue la última aparición de la banda en el show de Sullivan, que terminó su larga carrera en junio de 1971.

Los Stones organizaron la única conferencia de prensa oficial de la gira en el Rainbow Grill en el Rockefeller Center el 26 de noviembre, pocas horas antes de que tocaran en el Civic Center de Baltimore, a 200 millas de distancia. El Washington Post estableció la escena como:

«Después de ser sometidos a un control de seguridad sin rival en el Pentágono, los periodistas recibieron bebidas y canapés mientras un cuarteto de cuerdas tocaba a Haydn.»

 

Resultado de imagen de madison square garden 1969 rolling stones press conference

 

En contraste con la forma en que los Stones habían sido representados en los medios de comunicación durante los últimos cinco años, el informe de AP decía que eran «las personas más educadas allí».

Había un alboroto entre la prensa tratando de meter sus preguntas, lo que llevó a Jagger a preguntar: «¿Te gritamos como nos gritas tú a nosotros?». A Jagger también le preguntaron su opinión sobre la ciudad de Nueva York, a lo que respondió: «Es genial. Cambia. Explotará.» También le preguntaron si se había sentido satisfecho, a lo que respondió: «Económicamente insatisfecho, sexualmente satisfecho, filosóficamente exigente».

Lo más notable de la conferencia de prensa fue el anuncio de que el grupo encabezaría un concierto gratuito de un día de duración en el Golden Gate Park de San Francisco, aunque el grupo también derribó rumores de que harían un espectáculo gratuito similar en el Central Park. («Ahora hace demasiado frío», dijo Jagger. «Tenemos que hacerlo afuera. Y a San Francisco le gustan mucho esas cosas.»)

Resultado de imagen de madison square garden 1969 rolling stones cartel

 

Parte de la motivación de los Stones para hacer una actuación gratuita en los EE.UU. fue luchar contra las críticas de que los precios de las entradas para la gira de 1969 eran demasiado altos. Después de 25 minutos de preguntas mayormente estúpidas, los Stones se fueron a Baltimore.

El día después del concierto de Baltimore fue el Día de Acción de Gracias, y esa noche fue la primera actuación de los Stones en el Madison Square Garden. Mientras que Nueva York es conocida por el Desfile del Día de Acción de Gracias de Macy’s, el evento más esperado en Manhattan ese día fue el concierto de los Stones. Seis mil personas habían hecho cola en la taquilla del Garden para comprar entradas cuando salieron a la venta el 6 de noviembre, y las dos funciones de la noche estaban agotadas (la función de la tarde todavía tenía «un par de cientos» de asientos vacíos, según Rolling Stone).

Los tres espectáculos de Garden tuvieron la misma lista de canciones, aunque el orden era diferente para el primer espectáculo. Cada uno comenzó con las mismas cuatro canciones: «Jumpin’ Jack Flash», «Carol», «Sympathy for the Devil» y «Stray Cat Blues». También terminaron con los mismos seis: «Midnight Rambler», «Live with Me», «Little Queenie», «Satisfaction», «Honky Tonk Women» y «Street Fighting Man».

En la parte central, los Stones tocaron «Love in Vain», «Prodigal Son», «You Gotta Move» y una mezcla de «Under My Thumb» y «I’m Free». Los espectáculos del Garden fueron grabados tanto para un posible álbum en vivo como para un documental por los hermanos cineastas Albert y David Maysles.

 

Resultado de imagen de madison square garden 1969

En su reseña del primer concierto para The New York Times, Mike Jahn elogió a Jagger, escribiendo que «gruñe y aúlla en la mejor tradición del blues», y que el concierto fue «una lectura entusiasta de algunos de los mejores materiales de un buen grupo». Sin embargo, se quejó de la organización del show. Los Stones no subieron al escenario hasta las 23:00 horas, tres horas después de que comenzara el concierto.

Terry Reid abrió el espectáculo, seguido por B.B. King y luego Ike y Tina Turner (a los Turner se les unió una muy ebria Janis Joplin al final de su primer espectáculo en «Land of a Thousand Dances»).

Un segundo reportaje en The Times por Francis X. Clines señaló que la policía de Nueva York no estaba demasiado preocupada por la seguridad porque creía que «la audiencia básicamente de clase media sólo tenía en mente el entretenimiento navideño». El informe de AP era elogioso para la banda en general, pero parecía apagado por las payasadas de Jagger, y comentaba: «Los mayores éxitos entre el público fueron las canciones que menospreciaban a las mujeres: ‘Under My Thumb’, ‘Satisfaction’ y ‘Honky Tonk Women’. A las adolescentes no les importaría ser dominadas por Jagger».«Creo que me he roto un botón en los pantalones y los pantalones se van a caer». No querréis que se me caigan los pantalones, ¿verdad?». El tercer espectáculo terminó con cinco mil pétalos de rosa lloviendo desde el techo para despedir a los Stones.

Como predijo la policía de Nueva York, los espectáculos se desarrollaron sin incidentes, aparte de que los revendedores de afuera cobraban hasta 40 dólares por un par de entradas que costaban 3.50. De hecho, el mayor escándalo que involucró a los espectáculos del Madison Square Garden ni siquiera afectó a los Stones.

 

Resultado de imagen de BRANDT ULTRA VIOLET 1969

 

El columnista de chismes Steven A. Brandt, que escribió para la revista Photoplay, asistió al programa del 27 de noviembre con varios amigos, entre ellos Ultra Violet, una actriz que apareció en varias de las películas de Andy Warhol.

Brandt salió temprano del concierto («El concierto fue tan animado, tan opuesto a él mismo», dijo Violet a Associated Press) y regresó a su habitación en el Hotel Chelsea, el famoso edificio de la calle 23 que fue un refugio para artistas, músicos y escritores; en un momento u otro, Bob Dylan, Janis Joplin, Tom Waits, Patti Smith, Leonard Cohen e Iggy Pop lo llamaron hogar.

Violet llamó a Brandt después del concierto y él le dijo que había tomado veintidós pastillas. Ultra Violet llamó al empleado nocturno del Chelsea, que encontró a Brandt en el suelo. La ayuda médica no pudo llegar a Brandt antes de morir de una sobredosis.

 

Resultado de imagen de madison square garden 1969

 

El 27 de noviembre también fue el cumpleaños 27 de Jimi Hendrix (notablemente, su último cumpleaños). Asistió al espectáculo esa noche y se quedó con el grupo entre bastidores. Curiosamente, en una fiesta posterior al cumpleaños de Hendrix, un momento entre Jagger y la entonces novia de Hendrix, Devon Wilson, inspiró una letra de una de las canciones finales de Hendrix.

Jagger había estado previamente enrollado con Wilson, y Hendrix había intentado robarle Marianne Faithfull a Jagger mientras salía con ella, así que había un nivel de animosidad entre ambos. Jagger se cortó el dedo en la fiesta, y mientras se buscaba un vendaje, Wilson agarró el dedo de Jagger y comenzó a chuparlo.

El momento inspiró la letra «Ella bebe su sangre de un borde dentado», en la canción de Hendrix sobre Wilson, «Dolly Dagger». La canción no fue lanzada hasta octubre de 1971, no sólo después de la muerte de Hendrix sino también después de la de Wilson. Murió el 19 de febrero de 1971, después de caer por una ventana del noveno piso del Hotel Chelsea en circunstancias misteriosas».

 

 

 

Obten todas las actualizaciones en tiempo real directamente en tu móvil.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.