El gran Ric Ocasek, en el regreso de los Cars al directo, en el Palladium de Hollywood.