LOS CAأ‘ONES DE SPANDAU BALLET

Francamente, nos ha sorprendido la repercusión mediática que ha tenido la conferencia de prensa  de en Londres, en pleno Támesis y en barco de guerra, para anunciar que "necesitan dinero", perdón, que se han reconciliado y que quieren darle al mundo su potencial, 26 años después que estuvieran en el podio de sus carreras con el album "True".
Como en el caso de Ultravox, de Madness, como tantos otros, me resulta patético. Y viuelvo a repetir los mismos comentarios que siempre: sé que la vida es muy difícil y que hay que pagar las facturas, pero me da verguenza que todos arrastren el nombre o la poca o mucha credibilidad musical.
En el caso de Spandau Ballet, no voy a dejar de reconocer la esplendida voz de Tony Hadley, el cantante, y la habilidades de Gary Kemp como compositor, el miembro más interesante del grupo.
Pero una condiciones totalmente derivadas del talento de Swain y Jolley, los productores y arregladores que obraron el milagro de las maravillosas armonías y el sonido de "True" y "Gold.
El resto es faltar a la verdad. sin Tony Swain y  Steve Jolley ya nunca fueron nada. Se tuvieron que separar al perder su contrato con Sony y, luego, Hadley quiso cobrar de los derechos de autor de Gary. Acabada la hucha, ahora se quieren mucho. Patético.
Abajo, un clip con la rueda de prensa, de ayer, en Londres.