Tal como predijo PLASTICOS Y DECIBELIOS, la excelente canción ‘Euphoria', que canta Loreen en defensa de Suecia, ganó en la noche espectacular en baku con una facilidad asombrosa.

Desde un primer momento se puso al frente de las votaciones y poco a poco, hizo diferencias significativas. Ganó de goleada.

Loreen hizo una maravillosa interpretación, con un desfile de soledad en el mimo y una voz prodigiosa. De origen marroquí, berebere, incluso tiene familia en Pamplona.

En segundo lugar quedaron las abuelas rusas, un mal ejemplo, una mala anécdota para , sujetada por la vieja Unión Soviética, con todos los países satelites. Increible que Serbia fuera tercera, pero también se lo debe a la atomización de los países de Yugoslavia, con el viejo Tito.

No quedó mal Alemania, con Roman Lob, un tema muy a lo Keane, aunque a nivel cualitativo era la  mejor canción.

Una vez más, los dos países anglosajones, Irlanda y el Reino Unido hicieron el ridículo. Sobre todo, Engelbert Humperdinck, el último en las votaciones. Sus 76 años han pesado terriblemente.

Abajo, la ganadora.