Con Jack Antonoff y su hermano Angelo. Anoche, en los Grammys 

A muchos les puede haber llamado la atención la falta de Lorde en la ceremonia de ayer de los premios Grammy, debida a que no se le ofreció una actuación en solitario sino con otros artistas formando un “pack”. Lorde ha considerado poco equitativo el trato de los premios.

Lorde fue la única de los nominados en la categoría “álbum del año” a la que se le ofreció una actuación compartida, un homenaje al recientemente desaparecido Tom Petty (en concreto una versión del célebre “American Girl”, ella es neozelandesa)

Sin embargo, al resto de los nominados – todos hombres: Jay-Z, Kendrick Lamar, Bruno Mars, Childish Gambino- sí se les ofreció una actuación individual en la gala de ayer del Madison Square Garden.

Todo esto, más que feo, resulta de lo más tonto cuando “Melodrama” ha sido para la crítica musical especializada uno de los discos más importantes de 2017.

La semana pasada, de hecho, la madre de Lorde, Sonja Yelich, llamó la atención sobre el desaire en Twitter, donde publicó parte de un artículo del New York Times sobre la falta de diversidad de los Grammy.

Rodeó con bolígrafo una sección que decía:

“De las 899 personas nominadas en los últimos seis Premios Grammy, el 9 por ciento eran mujeres. (Este año, Lorde es la única mujer nominada para el álbum del año que no está programada para actuar”.

“Esto lo dice todo”, añadió Yelich en su mensaje.

Resultado de imagen de lorde live

Lorde, sin embargo, sí actuó en otro lugar de Nueva York este fin de semana. Uniéndose a artistas como Harry Styles, Haim y Miley Cyrus, la neozelandesa subió al escenario para honrar a Fleetwood Mac en el MusiCares’ Person of the Year.