Empezó muy nerviosa, pero luego Lorde se superó y no es nada fácil interpretar Royals en directo.