LORR

Buenas críticas para el concierto de presentación de la primera gira USA propiamente dicha de la joven artista neozelandesa.

Lo que ha destacado más la crítica que asistió al show, son los arreglos espartanos (casi de karaoke en algunos momentos) de Lorde en comparación con la apabullante, excelsa, producción de su debut “Pure Heroine”. Pero no lo han señalado como un inconveniente, sino como una virtud, una manera de ofrecer algo distinto a lo ya grabado en disco.

El concierto se abrió con Lorde sola en el escenario del Austin Music Hall de Austin, Texas (con todas las entradas vendidas), y los tonos de teclado fúnebres de “Glory and Gore”, la primera canción que interpretó.

La sobriedad va a ser la compañera de Lorde, al menos en esta gira. Tan sólo se hace acompañar de un batería y un teclista, demostrando que a veces menos es más, que no hace falta un gran montaje o una gran cantidad de músicos para ofrecer un recital inspirado y de la mejor calidad.

A Lorde se la veía cómoda en el escenario, controlando por completo la situación. Muchas de las abundantes pistas vocales de “Pure Heroine” sonaron vía grabaciones pregrabadas, pero Lorde y sus dos músicos acompañantes saben integrar a la perfección esos sonidos en un todo orgánico muy natural, sobre todo para una cantante que está empezando y que se enfrenta a su primera gira USA. El show de ayer parecía el de una cantante más veterana, no el de una principiante.

Sonaron “White Teeth Teens” y “Ribs”, canciones de rebeldía juvenil y confusión romántica que se han convertido en santo y seña para multitud de adolescentes en todo el mundo. Muchos de ellos estaban en el concierto acompañados de sus padres.

Pero lo más importante es que la confianza en si misma que muestra la cantante en sus entrevistas, podía verse de lleno y sin lugar a dudas sobre el escenario. Y sus ganas de hacer un espectáculo distinto, prestando mucha atención a todas las canciones, no sólo a los “hits”. Los arreglos de las canciones en directo son más oscuros, más en esqueleto, probablemente en un intento de mantener la música fresca, viva, y aun a riesgo de que algunos buenos arreglos queden perdidos, se esfumen. Al parecer Lorde estuvo ensayando allí mismo el día antes durante 6 horas. Significativo.

Como sorpresa de la noche hizo la cara B de single “Swingin´Party”, versión del tema de Paul Westerberg para los Replacements, el tipo de canción que ella de niña imaginaba poder escribir algún día. Fue uno de los momentos cumbres del concierto, en parte porque la interpretó Lorde sola en el escenario.

En resumen, la cantante de 17 años sobria y espartana pero emocional e intensa se metió en el bolsillo a los espectadores durante los 70 minutos que duró el concierto. Gran éxito.

Este es el Set list:

“Glory and Gore”
“Biting Down”
“Tennis Court”
“White Teeth Teens”
“Buzzcut Season”
“Swingin' Party” (Replacements cover)
“Still Sane”
“400 Lux”
“Bravado”
“Easy” (Son Lux cover)
“Ribs”
“Royals”
“Team”
“A World Alone”

[youtube id=”GA6WgOMWOY4″ width=”630″ height=”350″]