Aunque parezca increíble, el indefectible logo de los aparece utilizado como urinario, en un nuevo museo sobre los Rolling Stones, abierto por una especie de fan loco del grupo, llamado Ulli Shoroeder, de 62 años. El museo está en un pequeño pueblo de Alemania, llamado Luchow.