Fue un seguidor con infinita paciencia de y de Wayne Coyne en aquellos años prodigiosos, pero desde hace cinco es como si el carismático líder hubiera sido inducido, efectivamente, por un extraterrestre. Quizá más sencillo que todo eso. La drogas lo han devorado.

Hace dos años hizo unos villancicos increíbles y estúpidos con aquel ‘Christmas in Mars'. Ahora se ha superado.

, cada día más payasa, ha aceptado a salir  de gira con Flaming Lips, con varios conciertos navideños.

Además, se ha prestado a meter a su escandalosa e insoportable voz en una canción navideña que escribió Wayne hace tiempo, titulada Atlas Eets Christmas'

El montaje fotográfico con John y Yoko, en el tiempo de la portada de “Two Virgins” y la aparición de Flaming Lips, en lugar de parecer gracioso es detestable.

¿Que diría John Lennon?. Yoko Ono dice que es una celosa vigilante del legado de John. Esto, ¿qué es?. La rídicula falta de honor y de estilo de una anciana que sólo le importa el dinero y su miserable carrera de pésima artista.