Mientras la mitad de los artistas se devanan los sesos para poder sacar tajada popular a la gran tragedia de Haiti, mister “Purple” piensa otras estrategias.

Uno sabía que era un ferviente admirador del fútbol americano, pero no hasta el paroxismo de escribir y grabar una canción al equipo de sus amores, los Minesotta Vikings.

Asegura Prince que llevaba ya mucho tiempo sin ver jugar a su equipo favorito.Y al volver a verlos el otro día en directo, frente a los Dallas Cowboys tuvo el impulso frenético de marcharse a su estudio de Paisley Park y grabar esa misma noche una canción para el equipo de sus amores , a la que llamó ‘Purple and gold', dos colores, dos palabras que conforman fuertemente su personalidad.

Como siempre, la facilidad que tiene para escribir canciones ha convencido a los Vikings de ponerla inmediatamente como un himno en su propia web.

[ad#adsense-250×250]No niego que no se trate de un frenético amor por unos colores, pero como ocurre en estos tiempos de crisis, la voluntad popular está más apegada a los deportes que a la música.

Así que yo le aconsejaría a cualquier estrella del firmamento del pop español que copiara el motivo de propaganda por hacer algo semejante. Por ejemplo, al “peor grupo del mundo”, El Canto del Loco se le ocurriría hacerle una canción al Atlético de Madrid, si es que su cantante es un gran forofo. Es una idea.

Abajo, la noticia en la televisión local.