, el increíble inventor de canciones desde Frank Zappa a Cat Stevens, pasando por Leon Rusell y el patrocinador de las Runaways, vuelve a sus 72 años a meterse en el negocio. Ahora quiere convertir a un loco llamado Snow Marcy en toda una estrella. Sugiero que los grandes aficionados a los freaks se hagan con la recopilación de Kim Fowley titulada, The Kim Fowley Story