Ayer dio el primero de sus tres conciertos madrileños en el Auditorio Nacional de Música, a los que seguirán dos en en el Liceo de Barcelona el viernes y sábado. La gira española de Dylan se abrió el sábado en Salamanca.

Esto es lo que tocó anoche el premio Nobel de Literatura en su primer concierto en Madrid:

Things Have Changed de la película “Wonder Boys”, la canción soulera que le valió a Dylan un Oscar a la mejor canción original y un Globo de Oro.

It Ain't Me, Babe. Uno de los temas de su fantástico e infravalorado cuarto LP “Another Side of Bob Dylan”, en el que ya se intuía un cambio hacia terrenos más pop y pre eléctricos. La versionaron con éxito los Turtles californianos.

Highway 61 Revisited. La canción que dio título a su inolvidable álbum de título homónimo, el sexto de su carrera. Un potente rock blues que Johnny Winter y Wilko Johnson hicieron suyo.

Simple Twist of Fate. No fueron excesivamente brillantes los últimos sesenta y primeros setenta para Dylan, que resucitó inesperadamente a mitad de década con algo como “Blood On the Tracks”. Esta era una más, sólo una más de un glorioso reencuentro con Dylan.

Summer Days. Del rocoso “Love and Theft”, la continuación de su mejor álbum en muchos años “Time Out Of Mind”. Rockabilly fantasmal.

Make You Feel My Love. El tema de amor de “Time Out Of Mind”, quizá su más inspirado y atrayente LP desde los viejos tiempos. Fue Billy Joel quién la estrenó en su tercer volumen de grandes éxitos como anzuelo para su venta. La de Dylan llegó poco después.

Honest With Me. Otra de “Love and Theft”, que se antoja un gran disco para hacerlo en vivo por sus canciones más robustas y directas.

Tryin' to Get to Heaven. Una de las maravillosas e imprescindibles de su álbum “Time Out Of Mind”. Dylan tira mucho de esos dos álbumes de 1997 y 2001, simplemente porque son los mejores que ha hecho en mucho tiempo. Esos y “Tempest”. Esta vez, sin embargo, dejó fuera la sublime “Not Dark Yet”.

Once Upon a Time (Tony Bennett cover). Escasas sus incursiones en sus últimos trabajos construidos sobre el gran cancionero popular americano. Apenas recupera alguna, esta pertenece al inacabable álbum triple, “Triplicate”, publicado el año pasado.

Pay in Blood. De su mejor disco reciente, “Tempest” (2012). Una canción que hace referencia a las clásicas «Idiot Wind» y «Like a Rolling Stone».

Bob Dylan. EFE.

Tangled Up in Blue. Abrió el extraordinario “Blood On The Tracks” en enero de 1975, un disco inspirado en la separación con su mujer Sara. Simplemente una de las mejores canciones que ha hecho jamás.

Soon After Midnight. Un oasis de tranquilidad acústica y country. Otra vez de “Tempest”.

Early Roman Kings. Más “Tempest”, vía viejo blues de Chicago.

Desolation Row. La maravillosa canción acústica que sirvió para cerrar el antológico “Highway 61 Revisited” en 1965. Dylan en la cima de sus poderes.

Resultado de imagen de bob dylan madrid 2018

Spirit on the Water. Un recuerdo al buen “Modern Times”. Un Dylan plácido y posiblemente inspirado en el poeta del siglo XIX Henry Timrod.

Thunder on the Mountain. Suave y estiloso rockabilly para abrir ese mismo “Modern Times”, que en realidad era un “old times”.

Why Try to Change Me Now. La segunda concesión de Dylan a sus últimos tres elepés  con versiones del cancionero clásico americano. Una versión del Cy Coleman Jazz Trio contenida en el mejor de ellos, el primero, “Shadows In the Night”.

Love Sick. El inquietante corte que abrió “Time Out Of Mind”, canción terminal, un poco Tom Waits, Dylan estuvo a punto de morir poco antes de grabar este disco.

Resultado de imagen de bob dylan madrid 2018

Bises:

Blowin' in the Wind. Clásico de clásicos, con innumerables, incontables versiones. La canción que puso a Dylan en el mapa, y parte de su aclamado “The Freewheelin´”, su segundo LP.

Ballad of a Thin Man. Más “Highway 61” y una de las más densas e intensas. Esta vez Dylan ha querido recuperar este clásico LP en detrimento de otros que también lo son como “Bringing It all Bakc Home” o “Blonde On Blonde”.