Lindsey Buckingham ha  demandado a sus ex- compañeros, sus “hermanos” como el decía . Sus argumentos no son sólidos , porque se tiene que atener a una demanda  por incumplimiento de contrato verbal.

Buckingham presentó el martes en un juzgado federal de Los Ángeles (EE.UU.) una demanda en la que muestra su versión sobre su expulsión Según su relato, Fleetwood Mac llegó a un acuerdo con la promotora Live Nation para organizar una gira de 60 conciertos por Norteamérica en la que cada miembro de la banda ganaría entre 12 y 14 millones de dólares.

En ese momento, el grupo estaba formado por Buckingham, Christine McVie, John McVie, Stevie Nicks y Mick Fleetwood.

Frente a la opinión del resto de Fleetwood Mac, que quería comenzar la gira en agosto de 2018, Buckingham pidió que el tour empezara en noviembre, ya que quería promocionar antes su último disco en solitario ,el recopilatorio “Solo Anthology: The Best of Lindsey Buckingham”.

Pocos días después, siempre según el relato de Buckingham, el resto del grupo decidió expulsarle de la banda y emprender la gira sin él.

El anuncio oficial de la salida de Buckingham se hizo en abril, cuando los otros cuatro integrantes de Fleetwood Mac presentaron una gira en la que estarían acompañados por Neil Finn, cantante y líder de Crowded House, y Mike Campbell, guitarrista que escoltó durante décadas a Tom Petty como parte de la banda The Heartbreakers.

Buckingham aseguró que trató de contactar, sin éxito, con los miembros de Fleetwood Mac para solucionar cualquier diferencia entre ellos, y defendió que el grupo era su prioridad por encima de su carrera en solitario.

El músico acusa en su denuncia a sus ex-compañeros, entre otros asuntos, de incumplimiento de contrato verbal, incumplimiento de obligaciones fiduciarias e interferencia intencional con potencial beneficio económico.

Buckingham se incorporó a Fleetwood Mac en 1975, abandonó la formación en 1987 por su propio deseo y se reincorporó a sus filas en 1997.

El caso es que su demanda puede prosperar.