Linda Ronstadt, con 71 años, ha dicho  que estaba decidida a “tener una vida”, a pesar de que se vio obligada a retirarse  en 2009 como resultado de la enfermedad de Parkinson.