2C3FD22500000578-3236473-image-a-9_1442388779844

Según su agencia de managers, Lily Allen ha perdido el control de su vida y se precipita hacía el precipicio. Por eso han decidido dejar de sus managers y que se busque la vida. El último disco de Allen fue un fracaso. Nunca fue nada.