Por lo que ella mismo dice, Debra Sharon Davis debía ser un grupie. En su libro dice que padeció bulimia. Jamás se ha dicho nunca. Y que intentó ponerle un sujetador a Bianca, porque llevaba casi las tetas fuera e iba a presentarsela a su madre. Con esas dos anécdotas trata de vender el libro.