En su locura por los Beatles, Liam Gallagher también se atrevió con el mayor éxito de George Harrison.