La tienda de ropa regentada por el cantante de Oasis en Manchester, Pretty Green, ha sido saqueada como consecuencia de las graves revueltas que vienen sacudiendo a Gran Bretaña desde el pasado sábado y que adquirieron ayer en Tottenham, Manchester y el norte de Londres especial virulencia.

En concreto en Enfield ardió un almacén de Sony utilizado por la distribuidora de música independiente PIAS. Lo de Gallagher es peccata minuta comparado con el estado en que quedó la nave de SONYDADC. Y con ella los stocks de muchos sellos independientes. La lista es casi interminable, unos 150: XL, Domino, FAT, Thrill Jockey, SideOneDummy… Y los míticos Beggars Banquet, Rough Trade, Mute y Sub Pop. 

De este modo se estima que SideOneDummy ha perdido 20.000 unidades de su stock en el incendio. El Beggars Group de Martin Mills pierde 750.000 copias. Casi nada…

El parón puede ser considerable ya que las compañías tendrán que volver a facturar y reponer las unidades. Pérdida de un tiempo valioso sobre todo en lo que respecta a las unidades en vinilo.

El pobre Charlie Simpson pierde, de momento, su disco de debut  Young Pilgrim. Las 30.000 copias iniciales ha quedado destruídas.

También se ha visto seriamente afectado el nuevo single de Arctic Monkeys, que verá pospuesto su lanzamiento.

Pero lo peor es que será de los sellos más pequeños. Es posible que algunos tengan que desaparecer, cerrar.

Hay quién ha comentado -no sin cierta razón- que esto no hubiera pasado si los indies (sellos independientes como su nombre indica) no almacenaran en naves de multinacional.

La vida está llena de paradojas como ésta.