El buen hombre que le gustaba tomar sopa con un tenedor, tal como me lo explicó su hermano Noel, es decir, el impagable , no para de hablar con la prensa, conceder entrevistas, advertir que está más vivo que nunca, que tienen muchas canciones y que empezarán a grabar en abril.

Lo que desprende es inseguridad, absoluto desamparo de lo que le puede ocurrir en el futuro.  Bajo la tutela de su hermano mayor, Liam siempre se ha visto con las espaldas cubiertas -Noel siempre estaba detrás de él en el escenario- y ahora, sabe que musicalmente no está preparado para afrontar una comparación con cualquier de los trabajos de Oasis.

[ad#adsense-250×250]Noel, por su parte, parece que está tomandose su tiempo. Parece más preocupado del fútbol que de otra cosa. Se ha hecho amigo del nuevo manager de su Manchester City, el italiano Mancini y se atreve incluso a insultar, a sir Alex Ferguson el gran enemigo, como técnico del Manchester United.

Cabe siempre pensar en que Noel y Liam pueden en cualquier momento reconciliacerse, al fín y al cabo, son hermanos, los perfectos Abel y Caín.