“Sister of Mercy” , una de las canciones del primer álbum de Leonard Cohen, que salió hoy justo hace cincuenta años, fue utilizada por Robert Altman en esta película.