Un casi irreconocible Lenny Kravitz se presentó en la Opera Garnier, en Paris.