LENNY KRAVITZ SE CREE NEGROFILO siempre nos ha gustado. Su música, su forma de ser, su caracter y su ausencia de complejos, sobre todo en la parte delicada de la segregación racial. Es un negro maravilloso sin complejos. Ya lo era su madre, una trabajadora de televisión, casada con un blanco de origen ruso.

Quizá por eso ha tenido una gran idea en jugar con la aberrante palabra de la necrofilia y convertirla en negrofilia. Inteligente.

Aquel  “Negrophilia” parecÍa ser bastante más positivo que el oscuro y poco genuino “Is time for love revolution”. Por si escuchas uno de los temas, el positivo ‘Super Love’, parece que Lenny está en una nueva etapa. Al fina, Lenny Kravitz le renombró como ” Black and White America”

Un tema dedicado a París, de alguna forma . Siempre la capital francesa le trae magníficos recuerdos. El recuerdo, esa pasión por Vanessa Paradis, que duró dos años y que dió como fruto el formidable álbum de canciones de Kravitz para el tercer álbum de Vanessa, con canciones como ‘Be my baby’ y ‘Natural high’. Formidables.

LENNY KRAVITZ SE CREE NEGROFILO

Recuerdo aquel 1992, en que les hice a ambos una entrevista en el exclusivo hotel Crillon, enfrente del obelisco de Luxor de Ramses II. Era una pareja feliz. Parecía que para siempre. Ahora, Vanessa está ya separada su marido, un caótico  Johnny Depp.

Buenos recuerdos de Paris para Lenny. Pero parecer ser que el álbum lo ha hecho practicamente en su Miss Bessie, el estudio de su casa en Miami, con esa decoración tipo Clockwork Orange, donde hemos estado en un  par de ocasiones. Buenos tiempos cuando la Virgin era libre y no había caido en manos de la perversa EMI.

Incluso Avici hizo un remix de Super love 

 

El último gran tema que cantó Mick Jagger lo hizo Lenny.