Lenny Kravitz parece triste o muy descreido de todo lo que le sucede alrededor. Es posible que su depresión tenga que ver con la situación contractual como artista. Hace un par de años, Virgin le dió la carta de la libertad. No quiso renovarle el contrato.

A pesar de que el nuevo álbum lo tenía absolutamente terminado a comienzos del año 2009, ha tardado casi dos años en lograr un acuerdo de distribución con un sello discográfico. Ni Sony ni Universal lo quisieron. Quedaba Warner Music. Y, tampoco…Sin embargo, a su manager se le ocurrió la ide ade probar con Roadrunner, la compañía actualmente casi dedicada al heavy al metal, que todavía maneja ese especia de pirata holandés de la música que es mi ex-amigo, Cees Wessels, al que conocía por haber producido y venderle  el álbum de Kevin Ayers, el indómito Diamond jack and the Queen of Pain.

He dicho pirata, cariñosamente, porque es un negociante que te axfisia hasta casi ahogarte. No hace mucho, volví a verle en un concierto con Moloko en París, a los que les distribuía los discos. Roisin se quejaba amargamente de Cees.

Pero el buen holandés hizo el año pasado un  negocio enorme, al vender a la Warner, a través del sello Atlantic, el 79% de la compañía. Cees se ha quedado de presidente, por supuesto. Ahora, ha apretado al manager de  Lenny Kravitz y le ha firmado un contrato al artista. Lenny Kravitz estaba ya muy nervioso, sin compañía, con muchos gastos por sus casas en Miami, New York, Los Angeles y las Bahamas, donde ha grabado la mayor parte de su nuevo disco.

Lenny llevaba  20 años en Virgin, aunque desde que la compró la EMI, Virgin ya nunca fue lo que era.

Lenny dice que el título del álbum es “Black and White”. Que es la consecuencia de toda su vida, siempre repartido entre los blancos y los negros, al ser hijo de madre negra y padre blanco de origen ruso.

En el nuevo álbum, Kravitz anuncia que hay una gran balada, que se llama ‘Dream', un tema maravilloso funky, ‘Super Love' y el semi-rock ‘Booty pop'.

Pero no conoceremos el material hasta el verano, porque Kravitz sólo acaba de firmar el contrato. Ahora falta el marketing, preparar una gira digna y todo lo demás.

Aún así, como es un fan de los Heat, ha hecho esta canción que la ofrece en su página.