No he leido a ninguno los gurús del periodismo español comentar la traición al Real Madrid  de Cristiano Ronaldo en Kiev . Fue de pena capital. Había hecho un partido lamentable, con un fallo de gol claro. Había bajado como un mediocre actor secundario, mientras no soportaba , se le comía la envidia , ver que las cámaras y los fotógrafos sólo se dirigían hacia Bale, que con su gol fuera de este mundo, había dejado a Cristano como un pagano del fútbol. Además, un gol todavía superior, al que el “narciso” había hecho en Turín, tan sólo en cuartos de final, no en una final .

¿Qué pasó entonces?. Como egomaníaco peligroso, trató de traicionar a la gloria del Madrid , de su compañero Bale e inventarse una patraña para que las luces de los focos volvieran hacía su ego, porque ya  no podía disfrutar de su narcisismo.

Decir que “había sido bonito jugar en el Madrid” era especialmente alta traición al madridismo, al simple aficionado y un intento de golpe de estado a la Casa Blanca. Su ruindad, su mezquindad no tiene nombre. Es imposible de soportar, cuando todo el equipo celebraba el gran éxito.
Hasta su querido compatriota Mouriño ha dicho que no lo quiere. En realidad, nadie lo quiere . ¿Quien va a pagar su cláusula por semejante esperpento con treinta y tres años y en el declive su carrera?. Nadie. Sólo un tonto. N siquiera un jeque. Absolutamente , nadie. Si Florentino se lo pensara con tino, sería un alivio dejarle de pagas cien millones de euros que todavía quedan de su asquerosa renovación.
La enfermedad patológica  del narciso ha tenido que sufrirla  el propio Bale durante cuatro años , donde no le ha hecho más que la vida imposible y boicotear su calidad, minimizarla.


Le diría a los mandarines del pelotón de fusilamiento de Bale , que el Madrid de Ronaldo no ganó una Champion hasta que llegó Bale.Ni con el ingeniero Pelegrini ni en los tres años de Mourinño. Cero patatero durante cuatro largas temporadas.
Que casualidad. Cuatro títulos, en cinco años. Exactamente, los mismos que Bale. Y el Pagano Narcisista llegó a decir que era el único ego para ganar tantos título. Apareció en el Madrid en el años 2019 y no fue campeón hasta que llegó Bale en Lisboa. Toso es un escarnio. Se le debería dar un escarmiento.
Anoche, en su cementerio de Kiev supo que este año no ganaría el próximo Balón de Oro. Y eso le llevó hasta la desesperación . Acuérdense  lo que dijo en la pasada temporada “La Champion debería llamarse CR7 Champion League”. Claro , eso fue el año pasado.
Zidane es el culpable de de aumentar el ego de un niño mimado, como un padre consentidor. Débil con el fuerte e injusto con Bale, que encima, a pesar de su enfado, le regaló la Champion él sólo. Zidane presume de títulos ,pero quedará en la historia del técnico, como puro escarnio, que quien ganó la final de Kiev había estado en el banquillo más de sesenta minutos. Lo había dejado como suplente. Eso jamás se lo perdonará el sentido común . Y sólo por prevaricar,por proteger a su compatriota y ahijado Benzema.

Nadie ha festejado el éxito de Bale. El galés es un paria para la plebe de informadores de la Casa Blanca. Además esa secta , jamás podrá asumir su fracaso ,cuando le habían ya dado por muerto y enterrado. Admitir  el éxito  de Bale es como un tiro en la barriga, para casi todos han vejado y mancillado a Bale. El ínclito director del As diciendo que sólo era un caballo desbocado sin personalidad. Y un mal jugador. Otro gurú vasco dijo que Bale , simplemente , no sabía jugar al fútbol. El despreciable Valdarno le ponía verde o negro siempre que podía. El cronista de Marca , que ahora lo defiende, crónica tras crónica lo machacaba con comentarios hasta impertinentes y prevaricadores, para apoyar al “fenómeno” Isco , que en la final hizo el más solemne de los ridículos.

En fin, Bale no debió decir que tenía que pensar si debería quedarse en el Madrid . Es absurdo. Bale, vete, vete antes de que te cubra  la negra sombra de Zidane. . Adiós , Madrid cruel.