«LAZARETTO» DE JACK WHITE, EL VINILO MÁS VENDIDO DE LOS ÚLTIMOS 20 AÑOS

Jack_White_Lazaretto_The_405

 

Se acaba de confirmar que «Lazaretto», el último álbum de se ha convertido en el vinilo más vendido de los últimos 20 años.

Según Billboard, las 60.000 copias vendidas de «Lazaretto» lo certifican como el vinilo más vendido desde «Vitalogy» de Pearl Jam, publicado en 1994.

No es el único record que ha batido White en los últimos tiempos. A principios de año hizo el disco más rápido de la historia en sus estudios Third Man Records. Y protagonizó la mejor semana en años, en la venta de un vinilo, en la primera semana de edición del propio «Lazaretto».  despachó 138.000 copias de álbum en su primera semana de edición según los datos de Nielsen SoundScan.

El segundo vinilo más vendido del año es «AM» de Arctic Monkeys, que ni tan siquiera llega a la mitad de ventas que «Lazaretto», 29.000 copias despachadas.

Lazaretto” es el disco más vendido desde que SoundScan comenzó a registrar los datos de ventas en 1991, todo un éxito. Un disco de 12 pulgadas y 180 gramos de peso que va a 33, 45 y 78 revoluciones por minuto…  El único del mundo que tiene tres velocidades.

140420-jack-white-vert-1398030367

Sin duda todos los trucos de grabación y arquitectura del vinilo de “Lazaretto” han servido como reclamo para muchos fans de White. Desde luego la versión “ultra” de “Lazaretto” es única, imaginativa, toda una curiosidad.

Recordamos algunas de las sorpresas y trucos insólitos de “Lazaretto”, jamás o pocas veces vistos en un vinilo al uso:

–   2 canciones “escondidas” debajo de los labels de ambas caras del LP. Una canción va a 45 r.p.m. y la otra a 78 r.p.m. Eso sumado a las 33 r.p.m. de las canciones “normales” del disco, lo convierte en el primer ejemplar que contiene tres velocidades distintas.

–   La cara A del disco se inicia donde convencionalmente acaba el vinilo, recorre la cara en sentido inverso y acaba donde un disco normal suele empezar. Increíble. Además la cara acaba en un groove cerrado exterior. La aguja se desplaza del centro del disco al borde exterior del vinilo, donde acaban los surcos, y se produce un “groove” que puede durar hasta donde el dueño del ejemplar lo quiera hacer sonar.

–   También la cara A, en su parte interior (entre el label y los primeros surcos sonoros), lleva un holograma de un ángel grabado a mano por Tristan Duke de Infinity Light Science.

–   La primera canción de la cara B tiene dos introducciones distintas, una acústica y una eléctrica. Dependiendo de como caiga la aguja sobre el vinilo sonará una u otra.  Es una cuestión de azar, el oyente no puede saber cual va a sonar.

–   La mezcla del álbum es diferente de la versión digital y el CD. La secuencia de canciones (el orden de las mismas) es también distinto.

Aunque extramusicales, motivos suficientes como para atraer a los fans a comprar la versión en vinilo del disco. Eso es lo que ha pasado, que tanto truco ha logrado atraer a mucha gente. Un vinilo que seguramente en los próximos años se convertirá en una preciada pieza de coleccionismo.

 

Obten todas las actualizaciones en tiempo real directamente en tu móvil.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.