image_content_high_1126302_20131027204929 se encarga en estos días de mantener viva la memoria de . De momento, ha escrito un ensayo que se lo ha ofrecido a la revista americana Rolling Stone para que lo publique en exclusiva.

Ya se han dado a conocer algunos extractos. Por ejemplo, como Laurie se sorprendió muchísmo cuando conoció por primera vez a Lou . Le extraño muchode que no tuviera una acento inglés, porque se creía que Velvelt Underground se trataba de un grupo británico y no americano.

Laurie escribe también:

-Lou y yo tocamos música juntos. No convertimos  en los mejores amigos y compañeros del alma .Después, viajamos, escuchamos y criticamos el trabajo de otros. Estudiábamos incluso las cosas juntos (hasta las mariposas , la caza, la meditación, hastab el kayak). 

– Hicimos bromas ridículas; dejamos de fumar 20 veces; luchamos, aprendimos a contener la respiración bajo el agua, fuimos a África, cantó ópera en los ascensores, se hizo amigo de la gente poco probable, seguimos el  uno del otro durante las giras , cuando podíamos…  Siempre estábamos viendo una gran cantidad de arte y música ; obras de teatro y espectáculos.  Viviamos como él quería, pero siempre apreciábamos a otros artistas y músicos. Lou siempre fue muy generoso. También sabía lo difícil que era crear. Nos encantó nuestra vida en el West Village y nuestros amigos, y en todo, lo hicimos lo mejor que pudimos hacer  De alguna manera, hace 21 años, que  enredamos nuestras mentes y corazones juntos.

20131105-loucover-x600-1383675524

Lou Reed , portada en el último numero de la revista

En el ensayo, Laurie destaca el sentido de gran luchador de Lou. Que no se arredró ante una hepatitis C, luego un cancer de hígado y diabetes. Siempre combatió. Incluso cuando ya estaba absolutamente débil, siempre quería ver la luz del día.

Y escribe más:

Como meditadores, no habíamos preparado para este episodio final , cómo también  mover la energía desde el vientre y en el corazón y hacia fuera a través de la cabeza. Nunca he visto una expresión tan llena de maravillas como la de Lou mientras moría. Sus manos estaban haciendo la vigésimo primera forma del agua que fluye de Tai chi. Sus ojos estaban muy abiertos. Yo sostenía en mis brazos a la persona que más amaba en el mundo, y seguimos hablando hasta que murió. Su corazón se detuvo. No tenía miedo. Yo habría llegado a caminar con él hasta el fin del mundo. La vida – tan bella, dolorosa y deslumbrante –  se convierte en algo especial; no hay nada mejor que eso. Y ,¿la muerte? Creo que el propósito de la muerte es la liberación del amor.
Por el momento, sólo tengo la mayor felicidad y estoy muy orgullosa de la forma en que vivió y murió, de su increíble poder y de su propia gracia ante la vida.Estoy segura de que va a venir a mí ,en mis sueños y que parecerá estar vivo de nuevo. Qué extraño, emocionante y milagroso que hayamos podemos relacionarnos uno al otro tanto. Nos amaremos siempre a través de nuestras palabras y la música ,tanto como de nuestras propias vidas reales.

Bello, Laurie. Demuestra un enorme amor por el gran Lou Reed.