FlamingLips

El problema que tengo con ‘Embryonic, el nuevo álbum de , el decimosegundo en su carrera, es que no hay manera de catalogarlo.

Ni siquiera dar como concluido de que se trata de una tomadura de pelo de Wayne Coyne, cada día más extremista en sus gustos y “abducido” por su locura por el espacio, hasta hacernos creer que, en realidad, puede ser un autentico alien.

En ‘Embryonic’ hay de todo, absolutamente de todo. Temas vanguardistas, baladas con excelentes melodías, pero que Wayne las destroce, porque las canta con el vocoder, en el caso de ‘The Impulse’. Hay otros temas que son radiables, como ‘Evil’.

[ad#adsense-250×250]Y hasta excentricidades, que ha elegido como definitivo single, una locura llamada ‘I can be a frogg’, pero también otra serie de animales, como se demuestra en el video barato que han hecho sobre la canción, con el único gasto de una chica en bikini (?).

Esas genialidades de Coyne  están limitadas. No en el sentido negativo de la plabra . Quiero decir que no son genialidades aceptadas directamente por cualquiera que le guste la música. A veces, su problemas es que quiere ser tan diferente, tan iconoclasta, que pierde el sentido del tiempo, de los acordes, de las melodía y, por supuesto de los arreglos.

En cualquier caso, a todos que les guste Flaming Lips es un álbum que tiene mucho, muchísimo que escuchar. Aveces te puedes encontrar genialidades. Pocas, pero las hay.

Abajo, el video de ‘I can be a frog’.