Dos miembros de la banda punk rusa feminista Pussy Riot fueron detenidas , tras manifestarse por la liberación de un cineasta ucraniano de su prisión siberiana.

Durante la protesta del domingo en Yakutsk —donde el cineasta Oleg Sentsov cumple una sentencia de 20 años— las integrantes de la agrupación desplegaron una pancarta en un puente cercano en la que decía “Liberen a Sentsov”.

Maria Alyokhina, de Pussy Riot, tuiteó que ella y su compañera Olga Borisova fueron detenidas y que estaban aguardando una audiencia en la corte.

Una corte militar rusa condenó a Sentsov —que viene de la península de Crimea, que Rusia anexó de Ucrania en 2014— de asociación ilícita para cometer un ataque terrorista y lo sentenció a 20 años en prisión.

Sentsov, quien hizo dos cortometrajes y el largometraje del años 2012 Gamer, rechazó los cargos, que él y sus seguidores denunciaron como un castigo político por su oposición a la anexión de Crimea.

Estados Unidos y la Unión Europea han criticado su condena y llamado a su liberación, y numerosas figuras de la cultura en Rusia y el extranjero han exhortado al gobierno ruso a liberarlo.

Pussy rioiy hay que recordarlas por su “oración punk” improvisada en la Catedral de Cristo Salvador en Moscú en la que ridiculizaron los lazos entre la iglesia ortodoxa rusa y el Kremlin las metió en problemas en 2012. Tres de sus integrantes fueron condenadas de “vandalismo motivado por odio religioso” y Alyokhina y Nadezhda Tolokonnikova pasaron casi dos años tras las rejas.