Hace exactamente 3 años, se rompía una pierna en un concierto de en Gothenburg, Suecia, y, se supone que para celebrarlo, anteayer hizo un simulacro de caída del escenario en la misma ciudad.

El extraño sentido del humor de Grohl. Con la banda ya sobre el escenario comenzando a tocar, surgió de pronto cruzándolo rápido y cayendo abajo aparatosamente.

Sin embargo, todo era una broma. Grohl no era Grohl, sino un doble que se precipitó del escenario al suelo antes de que el verdadero Dave Grohl surgiera a continuación junto al baterista Taylor Hawkins.

Lo curioso es que la gente ni se inmutó y siguió aplaudiendo.

El líder de Foo Fighters le tienta a la suerte. Recientemente sufrió una nueva caída – verdadera- en otro show en directo en el que reconoció que casi vuelve a romperse la pierna.

El incidente tuvo lugar en un concierto  en Florida a principios del mes pasado. Grohl tuvo una pequeña caída tras tropezar con un altavoz. A continuación, dijo por el micrófono:

“Casi me rompo la pierna. Así es como lo veo: cuando estás cerca de romper tu puta pierna, eso significa que está siendo un gran espectáculo”.

Afortunadamente, al menos de momento, no tendrá que recurrir al estrambótico y bizarro “trono del rock”.

Resultado de imagen de dave grohl on throne

Un Grohl que esta misma semana se ha tenido que defender de los críticos de su banda que se quejan de que no cambian nunca su sonido.

“Nunca sentí la necesidad de perseguir algo más. Y nos maldicen por ello: ‘Oh Dios, es otro disco de Foo Fighters’. ¡Bueno, sí! No quiero hacer un disco de reggae”.