Una chica mala , mala, muy mala.

Me cuentan que se ha tomado muy mal la mayoría de críticas negativas que ha tenido su álbum “Born to die”, una especie de galimatías muy bien envuelto por la capacidad de Jimmy Iovine, que ahora quiere convertirla en una heroína de un “soup opera” televisivo. No descansan con ella.

La pobre chica me dicen  que se cabreó hasta el histerismo con la crítica de la revista Rolling Stone, en donde llegan a decir que es “otra aspirante artista que no está todavía hecha para grabar un álbum”.

Lana ha salido rebotada en su twitter y le da las gracias por ser su álbum número uno en once países. Es todo de risa.

Pero, ¿como se puede cabrear por una crítica de una semidifunta Rolling Stone?. Como me decía un amigo, está claro que no te puedes tomar en serio ni a Lana del Rey ni a Rolling Stone.

Por si fuera poco, en el programa de Canal Plus francés se llevó otro cabreo morrocutudo, en directo, porque le preguntaron si su ‘Video Games' no era una copia de una canción griega titulada ‘Drompoi Pou Agapisa' de Eleni Vitali. Lo que le faltaba a la pobre. Ni quiso contestar y maldijo de haber ido al programa.

Muy seria ha dicho que su actuación de ridículo en Saturday Night Live no estuvo nada mal.

Un periodista de Radio Two le dijo si podiamos tomarla en serio o si era simplemente la reina de la falsedad. Salió corriendo.

A mé me encantan todas las anecdotas, porque desmuestran que el pop está vivo si existen todavía Lanas del Rey. Lo difícil es que duren.

Abajo, un video con el martirio de los críticos.