Portada del polémico álbum de , que debía ser el segundo, con el extraño título de “Born to die”. ¿Cuando?. ¿Pronto?. Ante la riada de comentarios sobre su explotación sexual, va vestida como una monja en la portada.