Ahora cree que puede ser una nueva Amy Winehouse. Por eso, ha legido el título de “Born 2 die” para su segundo álbum, el primero oficial en Interscope. Cualquier cosa.