Se supone que esta será la portada de “Born to die”, el ya polémico álbum de