buscaba desesperadamente un contrato discográfico, tras la negativa de Irving Azoff, el presidente de Live Nation, de crear una compañía discográfica. ¿Que hacer?.

Imposible con Warner Music, tras descartar ella misma todas las ofertas que le había hecho su compañía de toda la vida. La última fue casi 9 millones de dólares por álbum. Pero eso hace casi cuatro años. El negocio discográfico se ha ido hacia la ruina.

EMI tampoco podía ser, porque estaba en venta, tan cierto como que la ha comprado Universal. Quedaba también Sony, pero a la compañía, con muchas perdidas, no le interesaba una artista que a los 53 años ya no vende como vendía.

Madonna lo tenía mal pues. ¿Cual era la única compañía que quedaba?. Ciertamente, Universal.

Madonna movió muy bien sus fichas. Habló con , que sigue obsesionada con Madonna, y le dijo que la ayudara para lograr un contrato con su compañía, que es por supuesto Universal.

Y Lady Gaga se portó. Fue directamente a su sello Interscope, en Universal. El presidente es el viejo productor Jimmy Iovine, ingeniero de John Lennon y productor hasta de U2, pero desde hace años reconvertido en ejecutivo para lanzar a artistas escandalosos o polémicos como la propia Lady Gaga .

Jimmy dijo que sí, que podía interesarle lo de Madonna. Ha oido todos los temas terminados ya, porque como ya había asegurado  William Orbit, el álbum ya se estaba masterizando.

Pero Jimmy sólo le ofreció 1 millón por el album. Finalmente, Madonna tragó con una firma por tres albumes a millón por disco. Es la última táctica de Universal, que lo acaba de hacer también con Robbie Williams.

Hay que fijarse. En  tan sólo poco más de tres años a Madonna se le ofrecía más de ocho millones de dólares por álbum y, ahora, sólo uno. En  rebajas. Y gracias, porque de otra forma Madonna hubiera pasado al mundo “indie”, que a lo mejor era más saludable para ella.

Tras la firma, Madonna se comprometió con la Superbowl y en enero estrenará durante su actuación su gran single, según algunos, ‘Girls Gone Wild'. ¿Con Lady Gaga?. Al tiempo. Madonna entra en la compañía de Enrique Iglesias, otro de los fichajes de Iovine.