Lady Gaga no estuvo mal en la prueba de su actuación, con el siempre difícil Gimme Shelter. Estuvo a la altura y Mick Jagger salió contento.