Un día justo del último concierto, el 29 de agosto, los Beatles hablaron por última vez los cuatro juntos. Fue en Los Angeles y ya se desprendía el cansancio de las actuaciones.