George Harrison hizo un viaje secreto de incógnito a los Estados Unidos cinco meses antes de que la Beatlemania cruzara el Atlántico. El guitarrista estuvo en América   en septiembre de 1963 sin publicidad . Viajó por el Medio Oeste   incluso  tocó con una banda local.

“Fue la última vez que George se sentíó como un ser humano normal, como un hermano”

Eso asegura Louise Harrison, de 86 años su hermana mayor,  que vive en un remolque cerca de Branson, Missouri , y depende de los pagos de asistencia social, lucha para ganarse la vida administrando una banda de covers de los Beatles desde la muerte de su hermano en 2001.Mientras, Gorg  había estado viviendo en su casa de 120 habitaciones en Henley-on-Thames con su esposa Olivia y su hijo Dhani..

A pesar de que Harrison  tenía más de 300 millones  de dólares cuando murió, Louise asegura que jamás tuvo  acceso a la familia y que jamás le respondieron , implorando caridad, incluso le habían suspendido la asignación de  de 2,000  dólares al mes, que recibía de George en vida.

A Louise no se le dio una razón por la cual Olivia o el hijo de la pareja Dhani dieron por terminada la asignación, pero sabe que todavía estaría recibiendo el dinero si todavía estuviera vivo.

Louise, que se mudó a los Estados Unidos hace más de 50 años, dice que la visita de su hermano cuando tenía 20 años era muy diferente a la forma que le trató desde que se caso con Olivia.

Y recuerda:

“Cuando bajó del avión en St Louis no había un solo fotógrafo esperando.Nadie le rompió la ropa ni gritó por su autógrafo. Ni escuadrones de policía, ni pandillas de reporteros. Fue un alivio para él”.

Louise asegura que incluso pasa hambre. Y no hay respuesta de Olivia ni de su sobrino Dhani Harrison.