Rolling Stone ha perdido excesivamente el norte y la verguenza. Esta es la tercera portada para Lady Gaga, en menos de dos años.